Reseña LXXXIII

DATOS
BANDA:
R.O.L.F.
ÁLBUM:
“Taró de Muerto” //
Base Record Production, Fästing Records, Violence In The Veins, Miskatonik Records, Barraks Promotion & Fosa Rec.

AÑO:
2018 / Algeciras (Spain)
Web de la banda:
Bandcamp

Realizada por / by José Luis.


Volver a la sección
"R.O.L.F. han conseguido... Transformar la música en imágenes, sensaciones y un infernal dolor de tímpanos. "
-DOOM IN AETERNUM-

Es de conocimiento general, lo que puede ocurrirle a cualquier persona o animal, si tiene la terrible desgracia de entrar o directamente caer en un banco de arenas movedizas. A no ser que dispongas de la fuerza necesaria, y la suerte de tener un conveniente asidero desde el cual tirar de ti, o una templanza indeclinable para dejarte caer de espaldas, ocupar un área mayor sobre la gelatinosa superficie y salir lenta pero pacientemente, (en esta situación se me antojan las dos, cuanto menos, improbables) el lento trance de saber que te hundes de forma inevitable, se hará notorio en cuanto ya no puedas sacar las piernas, desde la altura de tus rodillas. Te ahogarás pausadamente entre estertores en busca de aire, mientras tus orificios nasales, tu boca, garganta y pulmones se llenan de esa inmundicia nauseabunda, y además de una forma tan insultantemente sosegada, que podrás hasta saborearla mientras mueres.

En otro orden de cosas, R.O.L.F.,... lo han vuelto a hacer. Estos tres, llamémosles así a bote pronto, “ateos hacia la benevolencia humana”, (aunque se les podrían atribuir otras acepciones menos amables, coloquialmente hablando, que a buen seguro gozarían de su aceptación, pero no es cuestión de ser soez) han tomado el mejor camino de retorno posible, haciendo parada casi obligada en sus propios infiernos personales, y escupiendo de la forma más vomitiva y sucia posible, lo intrínseco de sus castigadas almas. Pensará el lector, que irse por los cerros de Úbeda es quedarse corto, pues comenzar una reseña hablando sobre arenas movedizas, y de repente pasar a comentar el último trabajo de una banda, así como el que no quiere la cosa, no es demasiado procedente, pero es que mientras escribo estas líneas, dejándome llevar por esta barbarie sónica titulada “Taró de muerto”, lo único que aparece por esta embotada cabeza llena de palabras con significados aberrantes, para acercarme de una forma más o menos precisa a la opresiva sensación que me produce escuchar las composiciones de este trío algecireño, es precisamente lo que intentaba describir líneas más arriba, la sofocante experiencia de hundirse en esos terrenos mucilaginosos, viscosos, malolientes… podridos, en este caso concreto, no por hechos naturales, sino por la propia evocación pegajosa que estos animales han conseguido plasmar, sobre todo en materia interpretativa, logrando que tu mente y espíritu no logren separarse, dando lugar a algo que no está al alcance de demasiadas bandas: Transformar la música en imágenes, sensaciones y un infernal dolor de tímpanos.

Entrando ya en materia musical propiamente dicha, ésta más que recomendable banda me obliga a abandonar por completo las tópicas frases referentes a saltos cualitativos, análisis más o menos profundos sobre cada uno de los temas, (esos que tanto gustan a entendidillos con ínfulas de catedrático del género en cuestión), metáforas, alegorías y referencias a la densidad decibélica, o las diatribas mentales que supone entender la decadencia lírica y el mensaje que el grupo quiere transmitir. Y no es que R.O.L.F. no merezcan adjetivos favorables sobre estos aspectos, pero es que ya los han demostrado con denostada fuerza y empuje, y en estos momentos el criterio me señala otras cualidades que han aparecido por entre los arbustos de su neblinoso jardín, siendo una y no la única, la experimentación. Aplicar esta faceta tiene sus riesgos, pero esta aguerrida banda ha sabido escucharse a sí misma y sacar ambientes de donde no los esperas, es más, a mi entender, la gran artífice, la que ha logrado que hable de esta cuestión, sin desmerecer el trabajo de los demás, es la vocalista y graves, Yaiza. Su trabajo vocal, es encomiable, atrevido, descaradamente vivo, y a su vez, más malévolo e histriónico que nunca. Realmente no sé si el trabajo compositivo de sus líneas también es de ella, (suponemos que sí) pero lo que le otorga el mayor mérito no es el hecho de emplear distintas tesituras vocales, algo ya difícil per se. En mi opinión, la música no te exige solo el cómo, sino el dónde, y ese donde, si lo desmenuzas acertadamente, es lo que da musicalidad a una pieza, movimiento, nervio, es lo que provoca esos momentos mágicos dentro de un tema.

Es un continuo crescendo dentro de todo este trabajo, de su carrera como vocalista, y, seguramente acertaré, dentro de ella misma, dada la vehemencia con la que descarna sus cuerdas vocales en cada pasaje. Del mismo modo, las guitarras de Fernando, aunque mantienen su tono habitual, entre lo oscuro y lo dantesco, han salido a contemplar que paisaje hay más allá del manido lodo. A partir de este momento, serán tu manía persecutoria, las voces, las visiones, las sombras… afortunadamente ya no basta con hablar de intensidad o densidad, ahora llega el turno de la libertad, de la rabia, la fiereza, el desparpajo y la creatividad. Antes había desesperación y almas que sangraban, ahora además se ha abierto paso la composición propiamente dicha, la búsqueda de cosas nuevas y la sensación que se percibe desde el lado del oyente de querer saber que hay detrás de otras puertas. De los parches de Mateo no podemos decir mucho además de lo que ya sabemos, tan solo añadir para los que no estén duchos en el sonido R.O.L.F, que este hombre un buen día se propuso no perdonar a nadie, sigue empecinado en ello, y si es para que continúe esta dinámica de interpretar el odio absoluto entre timbales, bombos y platos, yo mismo le provocaré, si es necesario, las desgracias suficientes como para que no me perdone en toda su existencia y siga tocando así.

En resumen, estos tres “Angelitos”, (a título personal, supongo que Fernando y Yaiza cogerán al vuelo este pequeño homenaje) se han vestido con sus peores harapos musicales, y a mi parecer, además dejando bien claro que me niego a emplear la palabra evolución, (palabra ya convertida en anodina dado su excesiva utilización, además de salvaguarda de aquellos que no saben ver más allá) han hecho lo más importante que puede hacer una banda, que no es otra cosa que buscar. No me refiero a escudriñar por los entresijos de un género o una vertiente musical, en muchas ocasiones desgastada por la industria y convertida en tendencia, más bien estoy haciendo alusión a ellos mismos, ha como han rebañado hasta la última gota de sangre que manchaba su mesa de operaciones. Ahora a ver si nosotros, como oyentes, somos capaces de aguantar la próxima intervención. Personalmente, y dado que tengo demasiadas heridas provocadas por escuchas en vano, estaré encantado de ser manoseado, ajado, descuartizado y desangrado por las manos de esos tres, antes miembros de una gran banda, ahora compositores de una gran obra.



// PRENSA & DISTRI //
Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+










SECCIÓN CULTURA