Reseña LXXX

DATOS
BANDA:
BLAZAR
ÁLBUM:
“Phase Omega” // Tapes
AÑO:
2017 / Barcelona (Spain)
Web de la banda:
Bandcamp

Realizada por / by José Luis.


Volver a la sección
"No es posible crear una monstruosidad sonora tan grandiosa como “Phase Omega”, sin deleitarse en el proceso compositivo [...] BLAZAR han sabido concebir / dos monolíticas composiciones."
-DOOM IN AETERNUM-

Cuando alguien, entendamos por alguien una persona normal, inicia un camino, y por esto último interpretemos también una etapa de la vida, lo hacen, a mi juicio, de forma errónea. Siempre persiguen lo menos interesante, es decir, el final, el objetivo, la conclusión a sus ambiciones, ya sea familia, posesiones más o menos ostentosas, dinero mantenido pero no disfrutado (cuya consecuencia es hacer más rico a otro) o cualquier otra meta de esas que tanto gustan a los que siempre necesitan formar parte de un conjunto, retroalimentándose mutuamente con la envidia y la infelicidad ajena. No disfrutan la andadura, no saborean sus fracasos, si los hubiere, restañando las heridas que producen la incomprensión y el resquemor de los que no asoman la nariz más allá de la ventana que son sus vacías vidas. Por fortuna, existen otros “alguien”, otros entes dotados de intelecto y capacidad, destinados a recorrer una senda tan larga como tortuosa, tan aberrante como productiva.

No es posible crear una monstruosidad sonora tan grandiosa como “Phase Omega”, de los barceloneses BLAZAR, sin deleitarse en el proceso compositivo, sin regocijarse a costa de los errores cometidos, sabiendo que darán un paso más allá, diseccionando su propio talento y desgajando su mente, abriéndola hasta alcanzar las dimensiones cósmicas a las que nos transportan casi sin saberlo, gracias a esa facilidad tan normal que poseen las personas que exprimen su talento y a su vez lo saben transmitir. Sí, nos transportan, y lo digo abrazando esta palabra en toda su dimensión y ostentosidad, pues una cosa es crear, demostrando ingenio, agudeza o brillantez, y otra bien distinta es engendrar algo tan asfixiante como expedito. Saben aplastarte, ahogarte en acordes enormes y a su vez, abrirte las puertas de lo inagotable, de lo eterno, para que viajes por donde no existe la sobriedad, ni la calma, ni la razón, solo la furia, la inacabable brutalidad de aquellos que saben que gozaremos las calamidades de nuestro trayecto junto a ellos.

Espero, deseo, que no seamos solo unos cuantos los que nos jactemos de ser compañeros de viaje en este infinito que BLAZAR han sabido concebir, sino más bien una infame horda de seres que vistan los harapos de un mundo que no les comprende, pues solo así se ve quien es diferente y merecedor de absorber en toda su dimensión las inefables sensaciones que nos dejan estas dos monolíticas composiciones. Aun se nota, y esto lo voy a decir más desde la cordura que con el alma, (algo que me cuesta un esfuerzo considerable, y con más razón si se trata de una agrupación que destila tanto talento) que no han desatado del todo su tormentoso interior, no han dejado evolucionar en toda su magnitud el odio, la rabia, la majestuosidad absoluta y la total sinrazón, siempre necesaria para reventar del todo, para rebanar por completo su propio interior y abandonar ese pequeñísimo ápice de orden que les queda dentro. No soy de dar consejos, y menos a quienes demuestran semejante capacidad compositiva y suficiencia creativa, pero les sugiero que busquen por todos los medios el momento, ese en el que se abandonen de forma absoluta en pos del caos, la tortuosidad y la lentitud (no el tedio, cosa bien diferente). Será el instante que definitivamente ponga a BLAZAR donde pocos llegan, y que nadie malinterprete este último comentario, pues no es una arrogante crítica conducida por el despreciable ánimo de dar la de cal y la de arena, sólo son palabras de ánimo, de empuje, porque sé que ese momento antes citado llegará, es tan inevitable y sobre todo imparable, como el transcurso del tiempo aquí en la tierra o en el cosmos, donde todo se engrandece, se hace magnífico e inconmensurable.

“Phase Omega” es, ante todo, un comienzo, esa es la mejor de todas las afirmaciones que se han escrito en esta reseña, y lo que mejor celebraría, personalmente, es que jamás se marquen un objetivo, que no sepan ver el final, que si llegan las horas bajas, no importe cual sea el nombre de una nueva banda, ni que filosofía musical deseen interpretar, pero que tomen como ejemplo el cosmos. Que sus manos y sus mentes sean galaxias, agujeros negros, supernovas, planetas o satélites, que todo siga orbitando en su propio universo, pero a ser posible en un perfecto desorden.



// PRENSA & DISTRI //
Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+










SECCIÓN CULTURA